Cursos de idiomas en el extranjero para estudiantes de filología

¿Has terminado la carrera y estás planteándote mejorar tu nivel de inglés? En este post te proponemos algunas de las opciones posibles, como realizar un curso de idiomas en el extranjero para estudiantes de filología, tomarte un año sabático o trabajar en verano.

 

Hacer un curso en el extranjero te permite estar en aprendizaje 24 horas al día y poner en práctica tu inglés en todo momento. Esto también acelera el proceso de aprendizaje y lo vuelve más práctico, menos aburrido.

Estar una temporada en el extranjero es muy valorable como experiencia en tu perfil profesional. No solo por el conocimiento del idioma sino porque demuestra que tienes una buena capacidad de adaptación y que eres capaz de atender unas responsabilidades tales como estudios, trabajo, casa… en un país que no es el tuyo. Incluso en tu país será un elemento diferenciador ya que no todo el mundo habrá tenido una experiencia así.

El objetivo es llegar a dominar un inglés conversacional, el que usan día a día los ingleses, que resulta mucho más útil que el inglés teórico que se estudia en las  academias.

Además, tus oportunidades de conseguir empleo se multiplicarán, ya que abrirás las fronteras a otros mercados y tendrás más oportunidades de encontrar el empleo que deseas.

A nivel personal es muy enriquecedor aventurarse a viajar al extranjero: haces nuevos amigos, conoces lugares diferentes, y al tener que desenvolverte fuera de tu zona de confort te vuelves más responsable y maduro.

  • Beneficios de viajar

Si además de querer aprender un idioma te gusta viajar y tienes ganas de explorar el mundo ¡apuntarte a un curso de idiomas en el extranjero para estudiantes de filología es la mejor opción! y en este post te mostramos las mejores opciones.

Según un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, la alegría de vivir se genera a partir de las experiencias y vivencias personales y no comprando compulsivamente.

Al parecer la gratificación que se obtiene al comprar objetos materiales es pasajera, en cambio al crear experiencias estas son para siempre, se pueden recordar y comentar después, por lo que viajar es una inversión a largo plazo en un futuro feliz.

Tendemos a devaluar lo material una vez adquirido y además con el paso del tiempo nos adaptamos a ello y pierde el interés y la novedad que tenía en un inicio.

La emoción de pensar el destino que queremos, adquirir los tickets de avión, hacer la lista de cosas que vamos a llevarnos, la maleta… en todo ese tiempo que pasamos planeando el viaje ya estamos siendo felices.

Además es un excelente antídoto contra el estrés porque nos alejamos de todas las cosas de nuestra vida que nos generan sentimientos negativos, como pueden ser el trabajo o las tareas de la casa.

Realizamos otras actividades, cambiamos de ambiente, conocemos entornos diferentes y nos liberamos del estrés y la rutina… viajar mejora nuestro bienestar físico y mental.

 

  • Opciones:

  • Realizar un año sabático o GAP Year al acabar la universidad

¿Has pensado en pasar un año en el extranjero? Al acabar la universidad suele aparecer la pregunta: ¿y ahora qué?

Ahora que tienes tu licenciatura puedes decidir entre muchas opciones: hacer un máster, apuntarte al paro, opositar… y también viajar y aprender un idioma, algo que cada vez es menos una elección y más un deber porque lo exigen en en muchos puestos de trabajo.

La presión que se ejerce sobre los estudiantes puede saturar a la larga y la mejor manera de liberarse de este estrés es viajar, y tomarse un respiro antes de comenzar en un trabajo o unos nuevos estudios.

Es un periodo de reflexión, para encontrarse con uno mismo y replantearse sin otras distracciones cual es el camino que quiere que tome su vida y darle sentido a todo lo que ha sido hasta hoy: ¿qué quieres y qué no en tu vida?

Puede ser muy beneficioso si aumenta nuestra motivación y volvemos más predispuestos a dar lo mejor de nosotros.

Setefilia Oliveros Sánchez, Directora de Carreras Profesionales de la Universidad Europea de Madrid, dice: “En perfiles muy junior que se incorporan al mercado laboral, haberse tomado un año sabático puede ser un elemento que favorezca su contratación, ya que de forma implícita se entiende que han desarrollado competencias personales muy útiles en el mercado laboral actual, como la iniciativa, la responsabilidad, la autonomía, etc. Y, por supuesto, los idiomas que haya podido aprender o perfeccionar”.

  • Hacer un curso de idiomas para estudiantes de filología

Si ya has terminado tu carrera y por fin este es el momento para mejorar tu inglés una buena opción puede ser realizar un curso intensivo de inglés en el extranjero, donde mejorarás tu nivel. En CIDI puedes elegir entre muchos destinos, algunos de ellos son: Los Ángeles (EEUU), Oxford (Inglaterra), Malta, Sydney (Australia), Vancouver (Canadá), Dublín (Irlanda)… u otros más exóticos como Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

  • Alojamiento en familia

Como opción alternativa te proponemos es alojarte en una familia aunque no realices un curso. Así podrás hablar inglés continuamente y conocer sus costumbres y su modo de vivir en primera persona.

  • Voluntariado internacional

Realizar un voluntariado puede ser una forma de viajar económica que incluye comida y alojamiento a cambio de tu trabajo. La página “hazlo posible” destaca por la gran variedad de voluntariados que ofrecen.

  • Trabajar en verano

El verano es una época excepcional en la que el turismo se dispara y se realizan actividades estacionales que requieren de trabajadores extra. Trabajando en el extranjero practicarás el idioma al tiempo que ganas un dinero extra. Para enterarte puedes consultar la página trabajarporelmundo.org.

  • Viajar por tu cuenta

Por último también puedes decantarte por viajar solo. Esto tiene algunas ventajas como tener total libertad, descansar o conocer gente nueva.

Esperamos que el post te haya sido de ayuda y que pongas en práctica algunos de nuestros consejos 😉