Aprender idiomas después de los 50 años

disen%cc%83o-sin-titulo

Descubre las claves y conoce todas las opciones:

Si dispones de tiempo y quieres ocuparlo en algo interesante, o por fin puedes permitirte viajar y quieres desenvolverte bien en el extranjero, no eres muy fan del “sofanning” y prefieres mantenerte activo, te gusta aprender cosas nuevas… ¡No hay duda de que estás en el mejor momento para aprender inglés! Si vas a aprender idiomas después de los 50 evita las excusas como “soy demasiado mayor para esto”, ¿recuerdas cuando “eras demasiado joven para aquello”? La mayoría de las veces no creemos estar en la edad correcta para hacer las cosas. Todo tiempo de espera se transforma rápidamente en tiempo perdido.

En este post te invitamos a empezar ¡YA! Te daremos algunos consejos que te ayudarán a conseguir tu objetivo y convertir tu sueño de siempre en una realidad.

¡Manos a la obra!

“Si vuelves a estudiar a esta edad es porque de verdad te interesa un cierto tema, y en eso llevas una ventaja que ni te imaginas. Y hay más. Aprender aprender idiomas después de los 50 es fantástico para el cerebro ya que entrena y mejora la memoria. Estar en contacto con gente te dará la posibilidad de estar al día, hacer nuevas amistades y mantenerte activo. Además, el nuevo conocimiento puede terminar siendo una puerta de entrada a un nuevo mundo y a tu propio emprendimiento.”

Establece objetivos específicos, medibles, alcanzables y fechados

Ser bilingüe es un objetivo abstracto, practicar inglés media hora todos los días es concreto. Ponle los pies en la tierra a tus aspiraciones y así las convertirás en realizables. Cuando consigas tus objetivos podrás valorarlo de manera más objetiva.

Tu mayor aliada: la constancia

Para aprender idiomas después de los 50 es importante que practiques con regularidad para avanzar más rápidamente y convertirlo en un hábito saludable para tu cerebro. Por ejemplo puedes leer tus libros favoritos en inglés, ver series y películas en este idioma (¿nunca te has preguntado la voz que tienen los actores de Hollywood sin el doblaje?), o apuntarte algún día a la semana a un intercambio de idiomas. En Madrid hay varios locales en los que la gente se reúne para hacer tertulias gratuitamente. También es una manera de ampliar nuestro círculo de amigos.

9964760455_07688af6df_z

Está demostrado que el aprendizaje de un idioma es como gimnasia para el cerebro, lo mantiene activo y alerta.

Aprender idiomas después de los 50 aumenta nuestra capacidad de concentración e incluso, según algunos estudios, puede retrasar la aparición de la enfermedad del Alzheimer. Una investigación llevada a cabo en la India y Reino Unido reveló que quienes hablaban más de un idioma solían presentar síntomas de demencia de 4 a 5 años después de quienes sólo dominaban una lengua.  Potencia la memoria, aumenta la capacidad de concentrarse, de focalizar la atención y enriquece las relaciones sociales interculturales… Tiene beneficios innumerables.

Además resulta un factor clave para encontrar trabajo. “La demanda de candidatos que sepan comunicarse en otros idiomas es mayor en aquellas áreas que están en permanente contacto con proveedores, clientes o mercados distintos.”

Ejemplos a seguir

  • Mary Hobson, una escritora y traductora inglesa que empezó a aprender ruso con 56 años.El primer libro que leyó en ruso fue Guerra y Paz. Tiene más de mil páginas, y tardó unos 2 años en terminarlo, con el diccionario a mano constantemente.A punto de cumplir los 90 dice:“Si no hubiera ido a la universidad, si hubiera dejado de aprender ruso, no creo que habría vivido tanto. Mantiene tu mente en activo, y te mantiene físicamente activo. Afecta a todo. Aprender ruso me ha dado una nueva vida. Un nuevo círculo de amigos, toda una nueva forma de ser. Para mí ha sido una forma increíble de abrir una nueva vida.”
  • Alejandro Porras, un ingeniero técnico industrial de 69 años que, al jubilarse decidió empezar a aprender inglés. Ha hecho cursos en el Reino Unido y dice textualmente que “es un esfuerzo grande pero te recompensa”, y que “sin inglés en el extranjero eres un analfabeto total” y que ahora se desenvuelve perfectamente cuando viaja con sus amigos españoles.Espera poder viajar pronto a Vancouver (Canadá), donde le han dicho que además de perfeccionar su inglés contemplará unos “paisajes impresionantes”.
  • María Jesús Ostos, una economista de 53 años que trabaja en Aena Internacional, reconoce que lleva toda su vida apuntándose a inglés “un año sí, dos no”, pero que ahora se lo está “tomando en serio”. Tras un viaje a Londres con su empresa, comprobó que había mejorado su nivel; actualmente está apuntada a un curso anual de tres horas durante tres días a la semana. “He mejorado bastante”, reconoce María Jesús, que ahora está más segura de cara a una posible reestructuración laboral; “podré encontrar algo con mi inglés”, confía. Asegura que es “un esfuerzo muy grande y hay días que te da el bajón”, pero que “por la edad no se debe dejar de hacer nada”.londres-nov-2007-003

La mejor manera de aprender un idioma

“La mejor manera de aprender un idioma extranjero cuando se es adulto, es a través de una inmersión total en el extranjero. Y esto se debe a la combinación de la enseñanza de idiomas de alta calidad con la experiencia de vivir en otra cultura”. Viajar a otro país y tomar cursos de idiomas es la mejor manera de avanzar en nuestro propósito de aprender idiomas después de los 50. CIDI (Centro Internacional de Idiomas) te ofrece destinos para que realices un curso, con alumnos para mayores de 30 años que también quieren aprender como tú, echa un vistazo a las ciudades: Malta o Londres. Si te interesa tienes más opciones en “Crece el número de mayores de 50 años que viajan para aprender idiomas”.